Dreams Awake

Juan Sebastián Rojas -

Doctor in Comparative Literature, Paris Ouest Nanterre La Défense University

La Mona, Norma Ballesteros, ha creado un estilo que ha profundizado en esta segunda serie llamada« Sueños Despiertos », después de la exitosa « SueñosUrbanos ». La pintora multiplica las técnicas en su pintura. La pintura en óleo primero a la que le agrega collages de periódico para obtener escenas de un país de las maravillas que no solo sueñan juguetonamente los pintados sino que nosotros mismos estamos invitados a vivirlo. Es imposible quedarse insensible ante unos cuadros donde las realidades y los sueños van cogidos dela mano gracias a la inocencia infantil, pasaporte único para transitar en este país.  

Ahí reside la magia de la obra, se creería que las fronteras se desdibujan dibujándose con el juego sin fin entre los sugestivos niños sin rostro, que son la marca de la Mona, y los personajes de historietas cómicas de Bélgica, Estados Unidos, Argentina, comoTintín, Mickey Mouse, el Inspector Clouseau « El rey del peligro », Mafalda. Pero sin que sea una imposición, el observador decide si juega a soñar despierto o si ríe viendo cómo, por la ilusión de la perspectiva, los niños de los andenes parecen ayudar a Tintín a subir por una cadena de un ancla, pescar con una vara al inspector Clouseau, conversar con Mafalda. 


A veces se diría que la seriedad está en los rostros preocupados, asustados o enfadados de las tiras cómicas y el juego en los niños callejeros, a veces es lo contrario. Pero jugar es siempre algo serio.

Otra ambivalencia interesante es la conexión entre la vibración, ternura y frescura de colores bastante positivos combinados con mensajes alentadores como “Toma una sonrisa”, “¡Sigue tus sueños!”, y la inquietante, curiosa y peligrosa oscuridad no solo de los niños, sino también del paisaje urbano, lóbrego, sucio, deteriorado. Quizá esto sugiera la ética de la pintora, propia de los poetas y artistas modernos. Es menester embellecer el mundo, aprendiendo de él al mismo tiempo así como los niños pintan sumas y letras en las paredes. Una ética que nos incluye porque delo negro emerge nuestra imaginación. 

Using Format